• Facebook
  • Instagram
  • Pinterest
Buscar
  • Sauvage

Rutina de belleza para una tez fresca y luminosa el día de su boda


Cuidar su rostro para el día de la boda es algo que debe ser cotidiano, así que adoptar una rutina se hace muy por adelantado del D-Day. En este artículo, Sauvage les da algunos consejos sencillos que hacen la diferencia.


Limpiar


La limpieza de la piel se hace mañana y noche. Existe una multitud de productos en el mercado y es a cada una de definir lo que le conviene mejor: una espuma, un gel…eventualmente completado por una loción.


Además, es importante de desmaquillarse bien cada noche. A veces es una etapa que saltamos porque volvemos tarde a casa y nos sentimos cansadas. Pero al dormir con nuestro maquillaje, no dejamos respirar a la piel: favorece problemas dermatológicos y acelera el envejecimiento. Las toallitas desmaquillantes son a evitar porque irritan la piel. Es mejor de privilegiar una leche limpiadora y/o un agua micelar.


Exfoliar


La exfoliación se recomienda una vez por semana: no más porque puede irritar la piel, no menos porque se acumulan las células muertas. Este ritual permite limpiar a fundo la piel, limitar las imperfecciones y favorecer la penetración de los cuidados cutáneos. La piel se vuelve visiblemente más suave. Después de la exfoliación, se aplica una mascarilla hidratante o purificante según las necesidades de su piel.


Aplicar un suero


El suero puede ser un buen complemento de su rutina después de la limpieza y antes de la hidratación. Al contrario de la crema hidratante, el suero es un concentrado de ingredientes activos, cuya la textura es ligera, que permite de dar un “boost” a la epidermis y/o de tratar un problema específico: no se substituye a la crema, es un complemento. Es muy importante elegir un suero adaptado a lo que queremos tratar. Existen sueros para aumentar la hidratación, contra el exceso de sebo, contra la dilatación de los poros o para disminuir las manchas, por ejemplo. No tiene que usarlo a lo largo plazo: es un cuidado oportuno para tratar un problema dermatológico en cura de tres a cuatro semanas o puntualmente.



Hidratar


Usemos un suero o no, la hidratación es indispensable. Se aplica mañana y noche sobre una piel cuidadosamente limpiada. Como para cualquier producto, es esencial encontrar una crema adaptada a su tipo de piel. Puede ser una crema para las pieles muy secas o al contrario para las que tienen tendencia grasa hasta acnéica.


Usar un cuidado específico para la noche


Por fin, de la misma manera que comemos diferente en la mañana y en la noche, la piel requiere un cuidado específico para la noche. Es el momento donde hay que ayudarla a regenerarse. Después del desmaquillaje y de la limpieza, se aplica un aceite de origen natural para detoxificar la piel y/o una crema de hidratación profunda.


Adoptando buenos hábitos lo más antes posible, definiendo los productos más adaptados a nuestro tipo dermatológico y elaborando nuestra rutina de belleza, preparamos nuestra piel a ser lo más iluminada posible el día de la boda.

3 vistas