Buscar

Sofia y Juan Pablo – Una boda Hípster Tropical en Morelos



Esperar dos años para casarse valió seguramente la pena para Sofia y Juan Pablo quienes querían que la situación acerca de la pandemia esté mas estable y quienes, además, tuvieron que mudarse a Estados Unidos. Este tiempo les permitió diseñar, con el apoyo de The Romantic Co., una boda muy personal, reflejando la pareja que hacen, en donde ningún detalle fue dejado al azar.


Sofia y Juan Pablo se dieron el “si” en la Hacienda Chiconcuac en Morelos, un lugar que no habían considerado en primera estancia pero que, en definitiva, fue el escenario perfecto para dar vida a la boda hípster tropical que imaginaban.


Hoy, en el blog de Sauvage, Sofia nos comparte la esencia de su boda capturada por Andy Photography: una boda creativa, fuera de los caminos convencionales, con mucho baile y mucha risa, y, sobre todo, una boda en donde se trato de sentir y transmitir.


 

¿Sofia, dónde y cuándo te casaste?



Me casé el 8 de octubre de 2022 en la Hacienda de Chiconcuac en Morelos.


¿Cómo Juan Pablo y tu escogieron el lugar?


Primero, intentamos a mi forma, haciendo una lista de las características que cada uno de los dos quería del lugar: una hacienda, que tuviera espacio para bodas al aire libre, con capilla y con diferentes escenarios que nos ayudaran a generar un efecto sorpresa para cada parte de la boda. Planeamos un viaje de fin de semana a San Miguel de Allende y Querétaro, hicimos citas en diez lugares diferentes para verlos, fue muchísimo esfuerzo y ninguno nos gustó; o le gustaban a JP, o a mí o a ninguno.


Cuando le contamos a familia y algunos amigos cercanos lo que buscábamos, dos personas nos recomendaron la hacienda de Chiconcuac por lo que decidimos ir a verla un día, a la forma de JP: de improviso, sin planear, sin hacer cita con días de anticipación, sin saber a lo que íbamos y nos encantó a los dos.


¿Como tu esposo y tú se encontraron?


Juan Pablo y yo nos conocimos en el trabajo.


¿Como fue la pedida?



Fue en una isla llamada “La Isla de Enmedio” en Veracruz.


¿Cuánto tiempo pasó entre la pedida y la boda?



Casi 2 años. La pedida fue en diciembre 2020 y nos casamos en octubre 2022 porque queríamos asegurarnos de que la situación con la pandemia estuviera más tranquila.


¿Como escogiste tu vestido?



Desde el principio supe que quería un estilo fresco, que se viera bonito al bailar, con el que me sintiera yo misma y además, estuviera cómodo. Mi Wedding Planner fue quien me mando la referencia de Sauvage así que fue el primer lugar en donde me probe vestidos. Después fui a buscar en otros lugares, pero en ninguno me sentí enamorada de mí misma como con el que escogí.



Sofia escogió el conjunto Twice por la diseñadora Caroline Takvorian que consiste en un top de encaje de Calais combinado con una falda 100% seda muy fluida y con apertura lateral.


Cuéntanos un poco tu estilo de novia…



Use una corona de flores y hojas de laurel.


Mi joyería era muy simple, aretes muy pequeños con un pequeño cristal y un reloj que me regalo mi mamá cuando me gradué de la universidad.



Mis zapatos eran Flor de Asoka: desde que los vi en videos y fotos me encanto como se veían con el vestido, además, eran muy cómodos. Sin embargo, para la entrada al banquete, el baile con mis papas y nuestro primer baile como esposos no use zapatos porque quería estar mas cómoda y me gusto como se veía el vestido así.


¿De qué tamaño fue la boda?



Fueron como 160 personas aproximadamente.


¿Tuvieron el apoyo de un Wedding Planner?



Si, The Romantic Co. Diego y Aline nos ayudaron a planear todo.


Cuéntanos un poco acerca de tu boda y de su ambiente



La ceremonia fue católica, pero sin ser muy tradicional. Entramos con música moderna y alegre, intercambiamos votos y fue muy casual y llena de risas y amor.



El look & feel de la boda era “Tropical, elegante, clásico y hípster”. Quisimos una boda fresca y llena de colores, que se sintiera relajada, pero con mucha personalidad.



Para esto, tuvimos decoración de flores naranjas con amarillo y un poco de rosa, mucho verde y complementando con detalles como vajilla con estampados de flores y lámparas de mimbre. Para hacerla aún más tropical decoramos el espacio con plantas de todos tamaños, incluidas algunas palmeras en el banquete.



Para la música, tuvimos un DJ para la fiesta y un grupo de salsa cubana en el coctel y para abrir pista después de comer: esto ayudo mucho para tener un ambiente tropical y muy divertido.



¿Cuál fue tu momento favorito de la boda?



La entrada a la ceremonia.


Entré sin ramo y mientras caminaba al altar, las personas de mi familia mas cercana me fueron dando una flor cada uno hasta formar mi ramo.



Fue de lo más padre poder interactuar con todos durante mi entrada y sentir tanto amor en cada paso. A JP lo vi desde el principio y se veía guapísimo, son muchas emociones al mismo tiempo, pero todas lindísimas.




¿Eventualmente, cual fue el reto más grande durante la organización?



En los casi dos años entre la pedida y la boda, JP y yo nos mudamos a San Francisco y tuvimos que adelantar muchas cosas que se tienen que decidir en persona para dejarlas listas antes de irnos. Para esto, nos ayudó mucho el equipo de The Romantic Co. Gracias a ellos pudimos seguir el resto de la planeación desde allá, además de que nos ayudaron a adelantar lo necesario para antes de irnos.


¿Qué consejo darías a futuras novias?



Que hagan la boda suya en esencia.


Cuando tomen decisiones sobre la boda, que no solo consideren como se ven las cosas sino también como se sienten. Como se siente el lugar con ciertos colores versus otros, que sensaciones quieren contagiar a sus seres queridos y que sentimientos quieren que su cuerpo absorba al estar en su boda. Suena raro, pero eso ayuda a que haya harmonía, a que la esencia de la pareja este en todos lados en su boda y que la pareja misma esté muy cómoda y pueda desenvolverse y sentir todo al máximo.



Tanto JP como yo estuvimos muy involucrados en las decisiones de todo y eso se transmitió a los invitados. Recibimos comentarios como: “Es una boda muy original y suya, se ven influencias de los dos en todos lados”, cosa que es justo lo que queríamos.



Para lograr lo anterior, busquen un Wedding Planner con quien tengan química. Nosotros ya extrañamos a Diego y Aline porque nos llevamos muy bien con ellos y entendían todo lo que nos gustaba y la personalidad de nuestra boda. Tener un buen Wedding Planner y confiar en su equipo, nos permitió disfrutar el proceso sin nada de estrés.



Desde la planeación en la que solo elegíamos, hablábamos con los proveedores para alinear lo que queríamos y dábamos ideas, hasta en la boda en donde no tuvimos que resolver ningún imprevisto porque The Romantic Co. estaba ahí para cuidar que todo saliera bien.


¡Y obvio, disfruta cada momento!



 

Proveedores de la boda Venue: Hacienda de Chiconcuac | Foto: Andy Photography | Wedding Planner: The Romantic Co. | Flores: Flör & Flöra | Mobiliario: Arte Y Renta | Vajilla: Sobre La Mesa | Catering: Banquetes Kunz | Vestido de novia: Caroline Takvorian por Sauvage - La novia libre | Peinado y Maquillaje: Bride to be makeup por Aracely Zarate | Corona de flores y ramo: MantrAmor – Flores con intención | Calzado: Flor de Asoka por Sauvage - La novia libre | Anillos EMWA | Traje del novio: Raúl Villanueva | Música: Havana Nice Grupo Cubano y COS DJs

72 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo